De Letras Mágicas es un blog de cuentos, relatos y pequeñas historias que quedaron abandonadas por ahí. Para leer de pasada. En un descuido.
Si andas con algo de tiempo y ganas de leer. Te invito a visitar De Letras Mágicas.

sábado, 16 de marzo de 2019

Supernova - Pequeño Relato






Aquel sábado a la noche, el tiempo se detuvo. No era tan tarde, pero fue demasiado tarde para mí. La luna se había ocultado en el cielo por unas nubes, que la envolvían con ternura.
Fueron unos pocos segundos, quizás menos que un segundo.
El tiempo se detuvo porque una vieja estrella se apagó y exploto en una supernova.
Las calles quedaron en silencio. El viento dejó de silbar. Unas gotas de lluvia quedaron flotando en el cielo. En un bar, un grupo de amigos hacia chocar sus vasos, sin que se pudiera escuchar el chinchin.
Los taxis que iban y venían a toda velocidad dejaron una estela multicolor, que quedó impresa en el aire como un brillante muro multicolor. Un perro callejero quedo con una pata arriba y el chorro de orina pinto la pared de un drugstore.
A solo unos metros una vendedora de panchos se limpiaba las manos en la ropa, para darle el vuelto a un hombre que se había quedado con el pancho a solo unos centímetros de su boca.
La basura en las calles seguía igual de inamovible que siempre.
Un mendigo con la palma de la mano abierta, esperaba una moneda que nunca terminaba de caer.
Todo se detuvo por un breve instante. Aquel sábado a la noche, mientras me dabas la espalda y te ibas caminando hacia la terminal, el tiempo se detuvo y también mi corazón.



domingo, 10 de febrero de 2019

Otro mundo - microrrelato



Me fui a dormir y desperté en otro mundo. En un mundo dormido. En un mundo olvidado. Me desperté en un sueño prestado. De besos alquilados y abrazos comprados. De princesas olvidadas y  héroes derrotados.

“Este no es mi mundo” , me dije.

Mientras despertaba en el nuevo mundo, descubri todo donde lo había dejado.
“Este no es mi mundo”. Me menti.






viernes, 8 de febrero de 2019

Iniciativa: Seamos Seguidores

Paseando por la red encontré esta increíble iniciativa creada en el blog ¿Donde esta mi lapiz?



Todavía sigo investigando el "como" y el "porque" se borraron los comentarios de mis entradas, y otras cuantas cosas mas, aunque estoy casi seguro que fue por algo que habré que tocado.

Así que voy a intentar que mi pequeño blog resucite. Y esta iniciativa me parece una maravilla.

La cosa es así: En primer lugar, tenes que seguir mi blog y dejar un comentario en esta entrada con el enlace a tu blog, así también te sigo.

Después copiar la imagen de Seamos Seguidores y también copiar esta explicación en tu blog para que otras personas puedan seguir y sepan que estamos colaborando.


En este enlace esta el listado de todos los blogs que participan de Seamos Seguidores.




"Seamos seguidores es una iniciativa pensada para crear una pequeña comunidad de blogs que se conozcan y colaboren entre sí. Sobre todo está dirigida para aquellos que están dando sus primeros pasos en la red. Entre el mantenimiento del blog, el trabajo de las entradas y la vida personal de cada uno, a veces resulta difícil dedicar tiempo para conocer otros blogs interesantes."




Voy a tratar no solo de seguir a los blog, también de visitar sus entradas y comentar. Si pasan por mis entradas , prometo devolver la gentileza- Me interesan mucho los blogs de gente que escribe, pero también me gustan las reseñas y recomendaciones. Y por supuesto conocer a gente que ame las letras de la misma manera que yo.








domingo, 3 de febrero de 2019

Medio acá, medio alla - Relato



Todo estaba oscuro, él contemplaba aquella oscuridad sin saber si tenía los ojos abiertos o cerrados. Una extraña calma recorría su cuerpo, sin embargo, solo unos segundos después se sintió incómodo, sintió el cuerpo entumecido. No recordaba en qué momento se había acostado a dormir, tampoco recordaba lo que había soñado, tan sólo retazos de un oscuro sueño, una vieja amiga, que hace años había muerto, estaba por casarse, lo que no recordaba era con quien, tampoco sabía quién era esa amiga, pero lejanamente se le hacía familiar. "¿Estaba por casarse conmigo?", pensó. Seguía meditando cuando sintió calor. Un calor agobiante, seguía con los ojos cerrados. Inmóvil.  Las piernas las tenía entumecida, un hormigueo que no paraba, sintió el deseo de rascarse, pero las manos no obedecían las órdenes.
  Estaba en total quietud. Se dio cuenta de que no respiraba, y eso lo hizo sentir nervioso, tenía el deseo de levantarse de un salto, pero el cuerpo seguía siendo ajeno a él.
Con un movimiento brusco destrabo su nariz y pudo meter algo de aire en los pulmones, pero era un aire viciado, áspero y caliente que le causó dolor.
Ahora sólo faltaba mover el cuerpo, pero todavía quiso esperar más, se sentía tranquilo, sin preocupaciones.
  No recordaba nada que le pudiera causar preocupación, su cabeza estaba vacía de recuerdos. Aquella situación se le hacía rara, pero a la vez cotidiana. ¿Me tire a dormir una siesta? No podía recordar en qué momento, estaba desconcertado. Siempre le pasaba eso, de dormirse con la ropa puesta y después no tener idea en qué dimensión se encontraba al despertarse.
  Después de un rato acostado en paz, en total oscuridad, decidió que ya era hora de levantarse, no tenía idea si era de día o de noche, si era un día de trabajo o un domingo en el que podía quedarse en cama hasta la hora que quisiera o hasta que tuviera que ir al baño o comer algo.
  Con mucho esfuerzo finalmente consiguió mover los dedos de las manos, de a poco los fue moviendo, uno a la vez. Se puso a jugar, empezó con el dedo pulgar hasta llegar al meñique. Los levantaba de uno y después volvía, luego imagino un piano y se puso a tocar. De nuevo se sintió raro, aquella no podía ser su cama, tan pequeña e incómoda. Tan ajustada. Todo era tan raro, pero no había forma de que supiera en donde estaba si no se levantaba. Con un rápido y decidido movimiento intentó sentarse. Al hacerlo se dio un fuerte golpe en la cabeza, un golpe que lo dejó con un terrible dolor y aturdimiento. ¿Estoy encerrado?  Más preguntas, y todavía ni una respuesta. No tenía dudas de que estaba encerrado. Levantó la mano derecha y se dio con una superficie de madera, era como una pequeña puerta, la abrió y la luz de una araña en el techo le hizo arder los ojos. Los cerró con fuerza aun recostado. Había abierto la pequeña puerta, pero no podía abrir los ojos. Con mucho esfuerzo logró sentarse, seguía sin sentir las piernas.
Sin abrir los ojos tanteó alrededor, sentía que estaba en una pequeña caja de madera, el corazón empezó a latirle con fuerza, abrió los ojos de golpe, sintió que la luz lo atravesaba y quemaba.
  Empezó a frotarse los ojos, cuando escucho el ruido de unos pasos, seguido de algo que se arrastraba en el suelo. Los pasos se acercaban y el aun seguía frotándose los ojos. De a poco los abrió y cuando lo hizo se encontró con un hombre gordo y elegante sentado en una silla que había arrastrado hasta solo unos pasos. Tenía puesto un impecable traje de color gris, en una mano sostenía un bastón con terminaciones de oro.
—Usted… —dijo apuntándolo con un dedo—. Dígame qué está pasando. ¿Qué es esto? ¿Por qué estoy aquí?
—Bueno, amigo. Eso es un féretro y si está metido en uno es porque obviamente está muerto, o debería estar muerto. No entiendo porqué está despierto. Es raro, por eso es que vine.
César miró alrededor y comprendió que aquella caja de madera en la que estuvo durmiendo era un féretro. Un féretro caoba, simple. Sintió el deseo de llorar, de gritar, su respiración se aceleró, quería irse cuanto antes, pero las piernas seguían entumecidas. Cerró los ojos y trato de calmarse.
  —Es una broma, esto es una maldita broma, quien quiera que me haya esto fue demasiado lejos, no lo voy a permitir. Esto es una aberración. No sé qué mente retorcida me hizo esto pero me las va a pagar.
  El hombre gordo y elegante lo miraba, estaba sentado con las piernas cruzadas, pensaba, cada tanto daba golpes con la punta del bastón al suelo.
  César por su parte sentía que la cabeza le daba vueltas, un dolor punzante que iba y venía, como si le hubieran puesto un inflador en la cabeza y alguien inflara y desinflara su cráneo. Seguía sin recordar ni entender que pasaba.
  —Este es tu velorio, César. Te moriste y por eso estás ahí. Se supone que sigas ahí, pero de alguna manera lograste despertar, lo cual no es bueno. Definitivamente no es algo bueno.
  —Si esto fuera mi velorio. Debería haber mucha gente
  —¿Qué gente? —preguntó el hombre gordo y elegante.
  —Cómo que qué gente. La gente que viene a llorarme. Este debe ser un falso velorio, porque si fuera mío esta sala estaría llena de gente. Mis amigos y familiares estarían llorando mi partida.
El hombre gordo y elegante hizo una mueca, una leve sonrisa se dibujó en su rechoncho rostro.
—Me temo que no va a venir nadie, de hecho, ya están cerrando. Afuera hay un par de personas que trabajan para esta empresa de sepelios y ya están limpiando todo. Ellos están igual de sorprendido de que no haya venido nadie.       
César soltó una risotada, ya se sentía incómodo en aquel féretro a medio abrir, además ya estaba perdiendo la paciencia.
  —No entiendo que está pasando, si esto es una broma la verdad es que están yendo muy lejos. Así sea algún amigo el que organizó todo esto, no voy a perdonarlo.
  —¿Amigo? No tenes amigos, Cesar, ni un solo amigo, ni un familiar, nadie. No ves que no hay nadie —dijo el hombre gordo y elegante, el eco de su voz retumbó en el enorme y vacío salón.
—No sé quién es usted, pero no me conoce. Tengo muchos amigos, ahora no puedo recordarlos no sé porqué, pero si me acuerdo bien de un número —Cesar cerró los ojos y busco un numero escondido en alguna parte de su memoria—. Mil doscientos cuarenta y cinco amigos en Facebook.
  —¿Facebook?
  —La red social, esos son todos los amigos que tengo, es un número de cuatro cifras y alguno de ellos tendría que estar aquí si este fuera mi velorio, pero como no lo es no vino nadie. Tengo otras redes sociales y en todas más de mil amigos.
  El hombre gordo y elegante dio un fuerte golpe en el suelo con su bastón y luego soltó una fuerte risotada.
—Por favor, Cesar. No diga estupideces, eso cyber amigos son más falsos que un político en campaña.
Cesar seguía sin sentir las piernas, no le respondían, estaban tiesas, las toco con las manos y las sintió frías. La mitad de su cuerpo hacia abajo estaba paralizada, cerró los ojos y trató de pensar. ¿En serio estoy muerto?
  —Esto no puede estar pasando, es una broma, mis amigos, tengo muchos amigos, estoy seguro de que tengo mujer, hijos, no me dejarían solo. Eso jamás —Cesar se acariciaba las piernas, no recordaba ningún accidente que lo pudiera dejar en aquel estado. Miró al hombre gordo y elegante—. Usted, ¿quién es?
—Mi nombre es Gulah.
—¿Lo conozco acaso? ¿Qué es lo que quiere de mí?
—No, no me conoce. Ahora que lo pregunta le diré que es lo que quiero de usted —el hombre gordo y elegante que decía llamarse Gulah estiro el bastón y apunto hacia el rostro de César—. Lo que quiero es su piel. Esto es así, Cesar. Cuando alguien muere vengo a negociar por su piel. Es todo un trámite, a veces hay familiares que se adelantan a mi o toman decisiones ajenas al muerto y convierten en cenizas el cuerpo. Pero en este caso no había familiares ni nadie que se preocupa por su cuerpo, así que vine a negociar por tu piel confiado de que no tendría ningún tipo de inconveniente. Tenía la intención de negociar con un muerto no con alguien medio muerto, así que no se si esperar a que se muera de nuevo en las próximas horas o volver por donde vine.
—¿Para qué quiere mi piel? —pregunto Cesar con repulsión.
—Mejor que no lo sepas. De todas formas, cuando un humano muere el alma no vuelve al cuerpo, es solo carne que ya no sirve para nada, por lo menos para los humanos.
—¿Humanos? Usted entonces que se supone que es. ¿Es el diablo?
—No soy el diablo, soy alguien que camina por ambos mundos, pero no lo podría entender en este momento, es difícil de explicar y de que alguien que no está muerto lo entienda.
—Dice que viene a negociar, entonces dígame señor Gulah, ¿qué es lo que ofrece?
  El hombre sonrió.
—Tengo para ofrecer todo un banquete. Un festín de delicias indescriptibles, manjares, placeres y todo lo que quieras. Todo para saciar tu alma antes de emprender el auténtico viaje. Lo malo es que no puedo decir mucho más, ni siquiera mostrarte un poco. Para mostrarte todo aquello que puedo ofrecer, tienes que estar muerto, pero créeme, es lo mejor de lo mejor.
—Suena interesante, pero como ve. No estoy muerto. Como dice usted solo estoy medio muerto —Cesar escucho el ruido de pasos y casi se pone contento de que alguien fuera su velorio—. Ah, parece que alguien viene, tal vez solo les dieron el horario equivocado. Con su permiso señor Gulah, voy a acostarme y cerrar los ojos para que me puedan despedir.
César se acomodó en el acolchado del féretro y cerró con fuerza los ojos, colocó las manos cruzadas cerca del corazón, y espero a que alguien se acercara y le dijera, “Era tan joven, tenía tanto por vivir”
Pero nadie se acercó, alguien apago las luces y a continuación cerró las puertas.
César se quedó haciendo una mueca en los labios que se podía interpretar como un berrinche, se volvió a sentar, seguía sin sentir las piernas, miró al hombre gordo y elegante que seguía sentado con las piernas cruzadas.
—A usted no lo vieron —dijo César sorprendido.
—Solo me pueden ver si yo se los permito.
—Quiero hacer un trato con usted.
—Lo escucho —dijo Gulah y cruzó las piernas para el otro lado.
—Quiero que me de doce horas, quiero que usted vea que tengo muchos amigos, gente que me quiere. Es obvio que hay un error, que tal vez hayan dado mal mi dirección. No sé porque estoy muerto, pero creo que este es el motivo, el de corregir este error y permitir a mi gente venir a despedirme. Necesito para eso una computadora conectada a internet.
El hombre gordo y elegante, que se decía llamarse Gulah, sonrió.
—Tome mi celular, use el navegador de ahí —se puso de pie y le acercó el celular a Cesar—. Admiro ese optimismo, para estar medio acá y medio allá, es digno de admirar.
Cesar ya no lo escuchaba, por alguna razón los números, contraseñas y direcciones de sus redes sociales los recordó con mucha facilidad. En el navegador del celular de Gulah, ingreso a su email y después empezó a escribir. Una corta nota anunciando su fallecimiento, una nota conmovedora, invento un nombre y dijo ser un viejo amigo que conocía la contraseña de Cesar y que se estaba encargando de anunciar la triste noticia, en medio de la nota agrego una foto suya guardada en la nube. Era una buena foto que lo mostraba con un semblante compasivo.
Una vez que hubo terminado puso ENVIAR y le devolvió el celular a Gulah.
—Mañana a esta hora este salón va a estar lleno gente que vino a despedirme. Ya va a ver —dijo Cesar feliz de saber que mañana iba a haber mucha gente llorando por él.
—Lo dudo —dijo el hombre gordo y elegante—. No sé qué va a ganar con esto, de todas formas, ya hicimos un trato así que espero que mañana este muerto por completo.
—Mañana veremos juntos mi sepelio señor Gulah, ahora si me permite voy a descansar un poco.


Cesar se volvió a recostar en el féretro, así medio muerto como estaba. Sabía que alguien vendría, que alguien se acordaría de él. Cerró los ojos sin saber si solo dormía. Si estaba medio muerto o si ya estaba muerto por completo




domingo, 30 de septiembre de 2018

Colectivo - microrrelato



—Ya esta por pasar tu colectivo, ¿no? —dijo ella.
Ambos sabían que hasta ahí llegaban sus caminos. Que el se iba para allá, a un par de cuadras a tomar el colectivo y que ella ahora tenía que subir las escaleras colina arriba hasta su casa.
Ninguno se quería ir, por eso solo se miraron tratando de detener el tiempo de alguna manera. Ya no habia nada mas que decir y aunque en lo que duró la caminata hasta aquel lugar que los separaba, tampoco habían dicho nada.
Y aquel silencio lo decía todo, aquel silencio era el siguiente paso que se morían por dar, pero que sabían que era mejor no hacerlo.
Alrededor se veía gente que iba y venía, alguno que otro los miraba con curiosidad. Se escuchaban autos que pasaban. Gente apurada por llegar a su casa.
—Si, me tengo que ir —dijo el.
Se acercó para darle un beso en la mejilla, y ella quiso con toda su alma inclinar un poco la cabeza hacia la izquierda para recibirlo, pero no pudo.
Fue un beso en los labios, un beso en el que a penas ella sintió sus labios. El cerro los ojos y ella se quedó mirándolo. Cuando el se alejo, ella sonrió.
El también lo hizo mientras la vio subir las escaleras e irse para su casa.




domingo, 1 de abril de 2018

La bruja de los vientos - Parte uno: Corazón alborotado




    —¿Por qué lloras? —le pregunto la bruja de los vientos al hombre. Estaba sentado con la cabeza apoyada en el tronco de un viejo árbol de lapacho.
    El hombre movió un poco la cabeza y la miro sin comprender. Una extraña joven estaba parada justo frente a él.
    La bruja de los vientos había llegado hace un rato, pero estaba tan ocupada en sus asuntos que no se había percatado de la presencia del hombre. El viejo lapacho fue el que le dijo que aquel hombre se llamaba Marcos.
    —¿Que? No estoy llorando. Además, no te importa.
    —Hum. Tienes razón. Me equivoqué, ahora me doy cuenta de que no estás llorando. Pasa que mi amigo a veces ve el cielo alborotado y sabe que pronto va a llover. Supongo que cree que pasa lo mismo con las personas. Vio tu corazón alborotado y dio por sentado que pronto llorarías.
    —Mi corazón no esta alborotado y no estoy por llorar tampoco, no sé de qué hablas.
    La bruja de los vientos miro hacia el viejo lapacho y asintió.
    —Mi amigo dice que eres demasiado terco para admitir que vas a llorar. Pero dice que no tiene nada malo. La lluvia es hermosa. ¿Te imaginas que sería del mundo si el cielo fuera igual de terco? No sería lindo un mundo en el que nunca llueve.
    —¿Tu amigo te dijo? No sé quién es tu amigo. Pero yo no hable con nadie.
    —Lo sé, el no habla. Solo escucha.
    —No se quién es tu amigo.
    —Ese que esta ahí, es mi amigo—dijo y con un dedo apunto al árbol—. Ese viejo lapacho. Hoy es su ultimo día en esta tierra. Vine a ayudarlo en su despedida. Pero se complica un poco la cosa estando tu aquí.

    En el cielo se podía ver unos negros nubarrones y un fuerte viento anunciaba una tormenta. Marcos se sentía triste. Eso era verdad, quería estar solo un momento. Al ver a aquella extraña joven comprendió que eso no iba a ser posible. 









jueves, 27 de julio de 2017

Te soñe - microrrelato



Mujer que invente. Te copie de una estrella. Te soñé esa vez y no te volví a ver. Esa noche de lluvia. Sin estrellas y con el corazón nublado. Te vi bailando una cumbia en el más allá. Tu cuerpo disparaba hechizos a diestra y siniestra. Tu belleza embriagaba el aire y un dios borracho te rezaba. Seguía con la mirada la melodía de tus movimientos. Tarareaba tu silueta, tratando de no olvidarte. Saboreaba cada instante. Sabiendo que ya me iba. La otra vida me quería de regreso. Me dijiste adios con tus dientes en mi cuello.
Sentado en la cama aún pensaba en vos. Deje que el reloj muriera. Deje de buscar amor ese mismo día.  Me quede a recordar tu perfume. Me quedé en la cama a esperar. Me acosté e imaginaba con amarte. Me encerré en mi cuarto a soñarte.


No sé si vendrás, reina del mas alla. Igual espero una señal. Es que no vale un peso la vida, si no te vuelvo a ver. Silbaba tu melodía, canción de hermosa locura y una letra que solo yo se. No sé si sabes de mi. No sé si sabes que te espero. No sé si quiero tenerte. No creo merecerte. Si yo te inventé, no lo sé. Volve cuando quieras. Regálame un ratito este invierno, para dejar de soñarte despierto.