Letras Mágicas es un blog de relatos, cuentos y demás historias. Letras mías y de alguien más. Letras para viajar un rato. Letras que traigo de mundos lejanos, mundos fantásticos. Letras que encuentro a la vuelta de la esquina, donde la magia existe pero pasa desapercibida. Si andas con algo de tiempo y ganas de leer. Te invito a visitar De Letras Mágicas.

domingo, 1 de abril de 2018

Parte uno: Corazón alborotado x Fernando Dario




—La bruja de los vientos

Parte Uno: Corazón alborotado


    —¿Por qué lloras? —le pregunto la bruja de los vientos al hombre. Estaba sentado con la cabeza apoyada en el tronco de un viejo árbol de lapacho.
    El hombre movió un poco la cabeza y la miro sin comprender. Una extraña joven estaba parada justo frente a él.
    La bruja de los vientos había llegado hace un rato, pero estaba tan ocupada en sus asuntos que no se había percatado de la presencia del hombre. El viejo lapacho fue el que le dijo que aquel hombre se llamaba Marcos.
    —¿Que? No estoy llorando. Además, no te importa.
    —Hum. Tienes razón. Me equivoqué, ahora me doy cuenta de que no estás llorando. Pasa que mi amigo a veces ve el cielo alborotado y sabe que pronto va a llover. Supongo que cree que pasa lo mismo con las personas. Vio tu corazón alborotado y dio por sentado que pronto llorarías.
    —Mi corazón no esta alborotado y no estoy por llorar tampoco, no sé de qué hablas.
    La bruja de los vientos miro hacia el viejo lapacho y asintió.
    —Mi amigo dice que eres demasiado terco para admitir que vas a llorar. Pero dice que no tiene nada malo. La lluvia es hermosa. ¿Te imaginas que sería del mundo si el cielo fuera igual de terco? No sería lindo un mundo en el que nunca llueve.
    —¿Tu amigo te dijo? No sé quién es tu amigo. Pero yo no hable con nadie.
    —Lo sé, el no habla. Solo escucha.
    —No se quién es tu amigo.
    —Ese que esta ahí, es mi amigo—dijo y con un dedo apunto al árbol—. Ese viejo lapacho. Hoy es su ultimo día en esta tierra. Vine a ayudarlo en su despedida. Pero se complica un poco la cosa estando tu aquí.

    En el cielo se podía ver unos negros nubarrones y un fuerte viento anunciaba una tormenta. Marcos se sentía triste. Eso era verdad, quería estar solo un momento. Al ver a aquella extraña joven comprendió que eso no iba a ser posible.